que es el tapering

Las últimas semanas has escuchado o leído en medios, blogs o tertulias económicas este palabrejo: tapering. Y si refrescas la memoria, lo has escuchado junto a las palabras Reserva Federal de Estados Unidos y Jackson Hole.

¿Qué es el tapering? ¿Cómo influye en la economía familiar? ¿Cuánto puede durar y cada cuánto tiempo sucede? Resolvamos estas dudas. 

Definición de tapering

El término se refiere a la disminución paulatina de medidas extraordinarias en materia de políticas monetarias de los bancos centrales. Unas políticas que estas instituciones aplican en momentos de crisis, como la crisis financiera de 2008, o las medidas para combatir el parón económico del Covid-19

Es por tanto un alivio gradual de las medidas de apoyo económico que se adoptan en una coyuntura económica adversa. Cualquier banco central puede llevarla a cabo.  

Origen de la palabra tapering

Igual que muchos otros términos financieros, tapering proviene del mundo anglosajón. El tapering se produjo por primera vez durante la crisis financiera de 2008, para reducir las medidas extraordinarias que EE UU tomó frente a aquella crisis. Entre ellas, reducir poco a poco la compra de bonos por parte de su banco central, la Reserva Federal (Fed). 

La palabra traducida del inglés tiene varias acepciones en español, pero equivale a algunas como “atenuar” o “estrechar”. ¿A que no sabías que esta palabra también se usa en el mundo de la medicina deportiva? Y con un significado similar al de las finanzas: una parte del entrenamiento del deportista enfocada a reducir progresivamente el volumen e intensidad de los ejercicios de cara a una competición. Una especie de dosificación del esfuerzo. 

Cuánto dura el tapering

En realidad, como el tapering ha sido implantada en una ocasión (por parte de la Fed en 2013, a raíz de la crisis de 2008), no es fácil decir cuánto dura esta política financiera. La segunda vez que ocurra el tapering será en los próximos meses, o bien a finales de 2021 o ya en 2022, cuando la Reserva Federal de EE UU empiece a levantar el pie del acelerador de su política acomodaticia por la crisis del coronavirus. 

Esto pasa, por ejemplo, por reducir la compra mensual de bonos, una política que tanto en 2008 como ahora han llevado a cabo otros supervisores, como el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra o el Banco de Japón

Debido a lo grandes que son estos estímulos financieros, el proceso de reducción o tapering es importante. Una retirada de fuertes estímulos expansivos debe ser gradual para evitar un efecto rebote. 

El campo debe estar allanado para llevar a cabo el tapering. Por ejemplo, el que pretende realizar la Fed para eliminar poco a poco los estímulos de la crisis del coronavirus se podía haber anunciado a finales de agosto, en la reunión de Jackson Hole. Sin embargo, factores como los altos niveles de inflación de EE UU (que se dan también en muchos otros países) y el auge de la variante Delta de Covid (más infecciosa que otras), llevaron al presidente de la Fed a decir que no hay prisa en hacer el tapering. Así, éste quedó retrasado al menos durante unos meses. 

Cómo afecta el tapering a los mercados

Una fase de desescalada de estímulos tiene efectos sobre los actores del mercado. Habitualmente los estímulos vienen por el lado de las inyecciones de liquidez, fundamentales desde el punto de vista de las empresas. 

Las compañías, consiguen con estas circunstancias la financiación de forma más fácil, y con tipos de interés asequibles. El tapering supondría rebajar esos niveles de liquidez y una subida de tipos, que han estado muy bajos estos últimos años. 

Además, a los altos niveles de inflación en 2021 se suma otro factor que influirá en cómo se haga el tapering: los altos niveles de deuda pública (y déficit público) de las principales potencias económicas. Esto favorece que los bancos centrales hagan esa reducción gradual de ayudas a la economía para afectar lo menos posible la recuperación global.

Por eso la Fed trata de dar con la mejor fecha para empezar a levantar el quantitative easing: comprar deuda pública por encima de lo habitual para mantener los tipos bajos y favorecer el endeudamiento de los agentes económicos. En renta fija esto ha supuesto que los inversores lleven unos años interesados por bonos con un riesgo mayor, para buscar rentabilidades de calado. 

Aquí puedes ver los mejores fondos de inversión de renta fija de 2021.

Cómo influye el tapering en la economía familiar 

El tapering supondría que la Fed deshaga los pasos andados en tres ámbitos durante la emergencia del Covid 19: rebaja de los tipos de interés hasta niveles próximos al 0%, aumento de la compra de activos y apertura de programas de crédito de emergencia. 

El objetivo de estas medidas es ofrecer una política monetaria acomodaticia, relajando las condiciones financieras al aportar liquidez a los mercados y dando soporte directo de crédito a las familias, empresas, estados y gobiernos locales, explica Caixabank Research en un artículo reciente. 

Los cambios de los bancos centrales pueden tener una gran influencia en la economía familiar. Tienen efectos en que una persona llegue a fin de mes o tenga más facilidades o problemas para conseguir un crédito hipotecario, o que los intereses que deba devolver a su banco sean más o menos altos. 

A continuación aparecen recogidas algunas situaciones financieras afectadas por el tapering: 

Las familias que quieran comprar un piso

Las hipotecas tienen en estos momentos tipos de interés, tanto fijos como variables, muy bajos. Las familias que contraten en las condiciones actuales una con un tipo estable se ahorrarán mucho dinero. En 2006, si una familia se endeudaba por 150.000 euros a un plazo de 25 años, el tipo de interés más frecuente era del 5%. Un nivel históricamente normal. En cambio, con los tipos reducidos de los últimos años (actualmente los bancos ofrecen préstamos para hipotecas con una TAE de en torno al 2,5%) y con el euríbor en negativo, el ahorro familiar es mayor. Finect cuenta con una calculadora para estimar los costes de una hipoteca y saber en qué condiciones te conviene contratarla.

Personas hipotecadas

Quienes tengan una hipoteca a tipo variable se han beneficiado en los últimos años del euríbor en negativo. Ahora bien, si la Fed decide rebajar los estímulos y otros bancos centrales le siguen y cambian su política monetaria acomodaticia, las cosas cambiarán. Acceder a créditos y en general a financiación será más caro.

Créditos personales

Como parte de las políticas expansivas y de estímulos, los bancos centrales han brindado líneas de crédito, tanto durante la recuperación de la crisis financiera de 2008 como para enfrentar la crisis del coronavirus. Por ejemplo, el BCE ha prestado durante muchos meses dinero a los bancos siempre y cuando éstos lo ofreciesen a familias y empresas. Es decir, ahora mismo hay bastante liquidez para emprender proyectos familiares. Una situación que puede cambiar dentro de unos meses, según las decisiones que tomen la Fed y otros bancos centrales. 

Los autónomos

Ese grifo de liquidez abierto durante los últimos tiempos ayuda también a los autónomos, capaces de encontrar facilidades para ampliar su negocio o renovar instalaciones. Las líneas de crédito han sido más accesibles que en otros tiempos, con mayores importes y tipos de interés más bajos. La subida de tipos de interés por parte de la Fed que vaticinan los analistas supondría un cambio para los autónomos.

Cómo adaptar la cartera ante el tapering

Las finanzas son a veces imprevisibles y no hay una fórmula que garantice el éxito automático. Lo mismo sucede a la hora de plantear una estrategia de inversión cuando sucede el tapering. Por eso conviene dejarse aconsejar por asesores financieros, como los que forman parte de la red de asesores de Finect

¿Quieres sacarle rentabilidad a tu dinero?

Sin embargo, una clave de la que oirás hablar por boca de los entendidos es la diversificación de la cartera. Es decir, junto a activos de renta variable y de un cierto riesgo, debe haber activos de renta fija que aporten seguridad a la inversión. 

Así y hasta que se realice el tapering y se noten sus efectos, una opción para navegar la alta inflación y bajos tipos de interés son los fondos de renta fija a medio y largo plazo, más seguros. Los bonos ligados a la inflación también son una opción en boga por el aumento de precios de este año. 

Para la renta variable existe un abanico más amplio de opciones para el inversor, que podrá elegir tanto activos con una menos exposición a los ciclos económicos (como es el caso de los fondos de inversión temáticos o de megatendencias) o, directamente, optar por estrategias que antepongan obtener una liquidez periódica. Entre ellas encontramos invertir en acciones de compañías que normalmente ofrecen dividendos, como Apple o Facebook).

¿Interesado en fondos de megatendencias? En Finect hemos elaborado un escaparate donde puedes encontrar muchos de ellos: