Invertir en fondos indexados

Por su bajo coste, por su sencillez... los fondos indexados están de moda. Descubre cómo ligarte a algunos de los principales mercados y sectores con un solo producto con las comisiones más bajas

¿Qué son los fondos indexados?

¿Tienes dudas? Pregunta a nuestros expertos…

Los fondos indexados o fondos índice son fondos de inversión cuyo objetivo pasa por replicar directamente el comportamiento de un índice bursátil concreto (Ibex 35, FTSE 100, S&P 500…). La estrategia de este modelo de inversión reside en recoger, en la misma medida, tanto las subidas de un índice como sus caídas, en vez de intentar batirlo. No obstante, en muchas ocasiones su comportamiento puede mostrar ligeras diferencias sobre su activo de referencia. 

La inversión en fondos indexados forma parte de la conocida como gestión pasiva y requiere, por tanto, de una menor actividad por parte del equipo gestor. La propia naturaleza de los fondos índice los hace diferir considerablemente de los fondos tradicionales de gestión activa, que son gestionados por las entidades gestoras con el objetivo de obtener una rentabilidad superior al mercado en el que operan. 

Esta gran diferencia entre los fondos indexados y los fondos de inversión tradicionales en lo que respecta a la gestión es la que beneficia considerablemente a los fondos índice, que se benefician de comisiones muy reducidas al requerir una menor implicación por parte del equipo gestor.  

A la hora de invertir en un fondo de gestión pasiva conviene no confundir fondos indexados con ETFs (Exchange-traded fund). Esto últimos son fondos de inversión cotizados que se pueden comprar y vender en cualquier momento del día al precio que marque el mercado, tal y como se hace con las acciones. 

Ventajas e inconvenientes de los fondos indexados

Invertir en fondos indexados trae consigo numerosas ventajas para los inversores. El principal punto a favor de la inversión pasiva es el ahorro en comisiones respecto a la gestión activa, ya que, al no requerir una actividad continuada por parte del equipo gestor, los costes de los fondos índice se reducen considerablemente. 

Además, la posibilidad de invertir directamente en un índice concreto hace que el inversor ahorre tiempo, pues no tendrá que dedicarse a estudiar acciones de bolsa detenidamente, sino que optará por comprar un mercado al completo. Esto supone una enorme ventaja para el inversor, ya que la contratación de un fondo indexado permite diversificar la inversión, puesto que replica a un índice compuesto por distintos activos. Es decir, permiten invertir en diferentes acciones a la vez que replican el movimiento de un índice determinado. 

A pesar de contar con un comportamiento que busca replicar a esos índices, la estrategia de los fondos indexados no es, sin duda, peor que la de los fondos tradicionales de gestión activa. De hecho, en la mayor parte de ocasiones ocasiones, la rentabilidad de los mejores fondos indexados supera a muchos gestores. Además, los fondos de gestión pasiva cuentan con una ventaja fiscal que no poseen otros productos. En concreto, es posible traspasar fondos indexados sin tributar por las plusvalías, ya que se benefician del conocido como diferimiento fiscal.

Asimismo, puesto que los fondos indexados forman parte de una estrategia de inversión pasiva, su naturaleza permite a los inversores complementar su inversión, si lo consideran oportuno, con fondos de gestión activa para contar con una estrategia diversificada.  

No obstante, no todo son ventajas en los fondos indexados y su propia naturaleza los lleva a tener diferentes inconvenientes. Entre las desventajas de los fondos índice se encuentra su comportamiento. Si el índice al que replica sube, el fondo subirá prácticamente en la misma medida. Sin embargo, si el índice cae, el fondo sufrirá la caída de igual manera. En estos casos, al no tratarse de gestión activa, el gestor no hará tantos cambios en la composición del fondo, por lo que si el mercado en el se ha invertido está en negativo, el fondo indexado también lo estará probablemente. 

Otra de las desventajas de los fondos indexados está relacionada con la diversificación. Aunque invertir en este tipo de fondos de inversión pasiva permite al inversor estar expuesto a un mercado completo, existe un riesgo geográfico importante. Esto hará necesario contar con una cartera de diferentes fondos indexados para poder mantener una exposición diversificada. 

Por último, otro inconveniente de los fondos índice es la menor oferta en comparación con los fondos de inversión tradicionales. Aunque progresivamente han ido irrumpiendo con fuerza y empiezan a formar parte de la oferta de los bancos, lo cierto es que hasta hace poco solo podían contratarse a través de supermercados de fondos, determinadas gestoras de inversión o contratando carteras de fondos indexados mediante roboadvisors o gestores automatizados

¿Son para mí?

Los fondos de inversión indexados son una buena alternativa para aquellos inversores que buscan obtener rentabilidad a largo plazo y no quieren dedicar demasiado tiempo a analizar las distintas oportunidades de los mercados financieros. 

Puesto que son productos cuyos activos han sido previamente elegidos para replicar a un índice, el inversor no necesita grandes conocimientos sobre inversión, aunque sí debe ser consciente y asegurarse de que conoce el producto en el que está invirtiendo su dinero. 

Los fondos indexados también son productos adecuados para aquellos ahorradores que buscan oportunidades en un índice determinado, puesto que les permitirán invertir a través de un solo fondo pero diversificando sobre un mercado al completo.  

¿Son seguros?

El principal riesgo al invertir en fondos indexados es que el índice que estos replican tenga un comportamiento negativo. No obstante, resulta poco probable perder la totalidad del dinero invertido, ya que la diversificación del fondo lo impide. Es decir, al tener el dinero invertido en la mayoría de empresas representativas de un índice, sería improbable que todas desaparecieran a la vez y, por tanto, se perdiera todo el dinero invertido. 

Ahora bien, un problema diferente sería si el banco en el que se contrata el fondo indexado quiebra. Sin embargo, esta casuística también es poco probable, ya que todos deben estar supervisados por el Banco de España y regulados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Asimismo, han de estar adheridos al Fondo de Garantía de Depósitos (FDG)

Lo mismo ocurre si se decide invertir en una cartera de fondos indexados a través de roboadvisors o gestores automatizados. En estos casos, también deben estar regulados por la CNMV y el dinero invertido se suele depositar en otros bancos, que están supervisados, a su vez, por el Banco de España y la CNMV. 

¿Cómo elegir?

El mercado de fondos de inversión indexados es cada día más amplio y la oferta cada vez más numerosa. Por eso, a la hora de decidir qué fondo indexado elegir conviene tener en cuenta especialmente cuál es el objetivo que se quiere conseguir a través de la inversión. Algunos de los aspectos que hay que tener en cuenta son: 

Objetivo y necesidades financieras

Para poder elegir el mejor fondo indexado habrá que tener en cuenta el objetivo de la inversión. ¿Para qué se invierte? ¿Es para aumentar el patrimonio? ¿Para anticiparse a la educación de los hijos?  ¿O quizás para preparar la jubilación? Hacerse estas preguntas será crucial, ya que eso llevará al inversor a decantarse por un fondo índice con mayor o menor riesgo. 

Además, será necesario tener en cuenta las necesidades financieras o de liquidez que se vayan a tener en el futuro. Por lo general, los fondos indexados son adecuados para rentabilizar el patrimonio a largo plazo, por lo que si se busca disponer del dinero lo antes posible será recomendable utilizar otras fórmulas de inversión como, por ejemplo, acciones de bolsa. 

Comisiones de los fondos 

Elegir un fondo indexado no implica anticipar cuál será el comportamiento de su índice de referencia. En muchas ocasiones, eventos inesperados como la reciente crisis del coronavirus pueden hacer que la evolución de los mercados sea diferente a la prevista. Sin embargo, lo que sí se puede saber al elegir un fondo indexado son sus costes que, en cierta medida, marcarán la rentabilidad del fondo. 

Para ello, antes de elegir un fondo de gestión pasiva habrá que poner especial atención al TER (Total Expense Ratio), que recoge las comisiones totales del fondo (comisión de gestión, custodia, coste de los fondos en los que se invierte, comisión de éxito…). Estos costes, que a veces pueden pasar desapercibidos por estar en algunas ocasiones implícitos en los costes de gestión del fondo, podrán afectar significativamente a la rentabilidad del producto. Por lo tanto, cuanto menor sea el TER, mayor ahorro a largo plazo se podrá obtener. 

De media, los costes totales de los fondos indexados se sitúan entre el 0,2% y el 0,6% aproximadamente. Estos son mucho más reducidos si se compara con los fondos de gestión activa, que se suelen situar por encima del 2%. 

Liquidez del fondo

Otro de los aspectos importantes que los inversores deben tener en cuenta a la hora de contratar un fondo indexado es su liquidez. Es decir, el volumen de activos que ese fondo tiene bajo gestión, ya que este factor no solo reflejará la buena acogida que tenga el producto entre los inversores, sino que también proporciona confianza al inversor sobre la gestora.  

Por lo tanto, el fondo indexado tendrá un mayor tamaño cuanta más liquidez tenga. Esto dotará al fondo de mayor diversificación y mayor capacidad para satisfacer a sus inversores. 

Tracking error

El tracking error es uno de los indicadores más importantes que pueden ayudar al inversor a elegir el mejor fondo indexado. Este indicador mide la divergencia existente entre el comportamiento del fondo y su índice de referencia. Lo ideal en este tipo de fondos es que el tracking error sea de 0, lo que indicaría que el fondo está replicando de manera fidedigna a su índice. 

Fiscalidad

Los fondos indexados, como cualquier otro producto de inversión, deben tributar en la declaración de la renta. Estos productos tributan, al igual que los fondos de gestión activa, en el IRPF dentro de las rentas del ahorro como parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales. 
Sin embargo, los fondos de gestión pasiva, y más concretamente, los fondos indexados, cuentan con una ventaja adicional en su fiscalidad. Y es que es posible aplicar la exención por traspaso de los fondos de inversión. Esto beneficia a los inversores, ya que no deberán pagar impuestos cuando vendan sus fondos indexados siempre y cuando utilicen ese dinero para adquirir participaciones en otro fondo de inversión. 

Gestora

Pese a que el objetivo de los fondos indexados es replicar su índice de referencia, su comportamiento puede no ser el mismo dependiendo de la gestora que lo comercialice. Por ello, será necesario elegir una gestora o entidad de confianza, que esté regulada bajo la supervisión del Banco de España y la CNMV y cuya experiencia sirva para adecuarse a las necesidades de cada inversor.  

¿Qué empresas ofrecen fondos indexados?

¿Tienes dudas? Pregunta a nuestros expertos…
EBN BancoEBN Banco

EBN es un Banco Español de Negocios, con más de 30 años de experiencia ofreciendo fórmulas de inversión y ahorro, con una reputación como entidad altamente especializada.

MyInvestorMyInvestor

<p>El neobanco experto en inversión. Fondos indexados de Vanguard, iShares y Amundi, sin mínimo de inversión ni comisiones de custodia. Más de un centenar de Fondos Plus de gestión activa de las principales firmas nacionales e internacionales. 65 planes de pensiones de 25 firmas diferentes. Y la hipoteca más atractiva del mercado.</p>

FundsfyFundsfy

La primera plataforma de ahorro independiente que te permite gestionar y hacer crecer tu dinero de manera 100% online. Fondos de inversión Temáticos, Perfilados, Indexados, de Renta Variable, de Renta Fija, Materias primas, Planes de pensiones, y próximamente mucho más.